viernes, 10 de julio de 2015

HOY: Los juegos de los políticos



Sale con fritas los sábados…

Por Sócrates Maidana

Es tiempo de conocer un poco más a los candidatos que están con ganas de ser intendente de Necochea y por ese motivo hemos realizado una investigación sobre que juegos preferían cuando eran chicos…

Es una buena manera de conocer sus verdaderas intenciones… Algunos juegos son evidentes (por lo que han mostrado hasta ahora)… Otros resultaron novedosos…

JOSE LUIS VIDAL Y ANA ASA:
El juego del sapo. Lo único que no tiraban monedas. Se las quedaban para seguir jugando.

HORACIO TELLECHEA:
Le encantaba jugar con los amigos, pero en los cumpleaños no le permitían armar la lista de invitados.

PABLO AUED Y ARTURO ROJAS:
Les gustaba jugar al yo yo. Siempre se peleaban por ser el primero.

GONZALO DIEZ, WALTER BRAVO y NICOLÁS PEÑA:
Participaban en juegos en red. Eso sí, en bandos contrarios.

FERNANDO KUHN:
Jugaba siempre con los amigos del barrio, hasta que llegaron vecinos nuevos del campo y se mudó.

FACUNDO LÓPEZ:
Su juego preferido era la rayuela. Saltaba con los dos pies y esquivaba las piedras, por eso quedaba jugando solo.

MARIO GOICOECHEA:
Se la pasaba haciendo barquitos de papel. Pero no navegaban porque la pileta tenía poca profundidad.

MARIO LA BATTAGLIA:
Le gustaba leer mucho. Tenía una colección muy importante de revistas sobre viajes  y turismo.

MÓNICA CONESA:
Jugaba mucho con las muñecas, pero nunca aceptó que le regalaran una Barbie.

CARLOS DÍAZ:
El Gallito ciego. Revoleaba el palo para todos lados. Quería pegarle a algo aunque no supiera a qué.

LEONARDO RUGGIERO:
Le gustaban los juegos de mesa. El preferido era “El Estanciero”.

ROBERTO GLEN:
Miraba películas todo el día con el Cine Graf. Cada vez que ve una película en 3D lo extraña.

FERNANDO BANCHERO:
Participaba en carreras de embolsados. Sabía que le costaba llegar, pero insistía.

RICARDO CALCABRINI:
Jugaba a Tierra-agua. Y quedaba afuera rápidamente.

JUAN CARLOS BOLTRI:
Le gustaba jugar a “Martín” Pescador: pasarán, pasarán, pero el último quedará…